Cuando Liverpool sorprendió al mundo del fútbol y contrató un entrenador de saques de banda

Foto: The Coach Voices

En el verano de 2018, Thomas Grønnemark, un exatleta danés, recibió una llamada a su teléfono apagado, cuando conducía de vuelta a casa luego de un viaje junto a sus esposa y sus hijos. Acostumbrado a recibir llamadas de aseguradoras y empresas que ofrecen servicios por la vía telefónica, lo dejó pasar y no devolvió la comunicación. Cuando paró en una tienda de chocolate orgánico de la aldea de Knebel, escuchó el buzón de voz: era Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool.

“Intenté devolverle la llamada de inmediato, pero no pude comunicarme, así que reuní a la familia y decidimos irnos directo a casa para esperar lo que podría ser la llamada más importante de mi vida” cuenta el danés. En ese trayecto, volvió a recibir la llamada de Kloop. Decidió parar al borde de la vía, tomar un profundo suspiro y contestar.

“Dijo que el Liverpool había tenido una buena temporada 2017/18, terminando cuarto en la Premier League y alcanzando la final de la Champions League, aunque habían perdido con el Real Madrid” añade Grønnemark. “Sin embargo, me dijo que era evidente lo malo que era el equipo en los saques de banda, y me invitó a una reunión en Melwood (el anterior campo de entrenamientos del club) para ver si era posible que yo prestara mi ayuda”.

A la semana siguiente, el danés viajó a Liverpool, hizo una sesión con los 21 jugadores del primer equipo que habían regresado después del Mundial de Rusia. “Una semana más tarde firmé mi primer contrato con el Liverpool, inicialmente solo por media temporada para tantear el terreno, pero terminé quedándome por mucho más tiempo. Hemos tenido un gran éxito juntos” resalta el hombre de pelo mono y tez blanca.

Grønnemark hace parte de una especie casi única en el mundo del fútbol de élite: los entrenadores de saques de banda. Según The Guardian, Klopp supo de él luego de leer un artículo de la revista alemana Sport Bild en el que hablaban de su impacto sobre un jugador recién llegado a la Bundesliga. “El danés había concedido una entrevista en la que hablaba de cómo el lateral izquierdo del Borussia Mönchengladbach, Andreas Poulsen, había mejorado su lanzamiento largo en 14 metros bajo su supervisión” relata el periódico inglés.

El danés, de 45 años, ha sobrevolado por varios deportes. Fue velocista de Dinamarca y guardafrenos en el equipo de bobsleigh, con el que aspiró a llegar a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006, pero no terminó siendo seleccionado. Además, tiene un récord mundial: el del saque de banda más largo del mundo. Lo hizo en el 2010, en unos campos de Horsens. A través de una pirueta hacia adelante para impulsar el balón, Thomas logró superar los 50, 33 metros de distancia con su saque. También jugó al fútbol en divisiones inferiores de algunos equipos, donde enfrentó a jugadores como Martín Jorgensen y Thomas Gravesen.

El récord del danés.

Antes de Liverpool, Grønnemark tuvo una vertiginosa actividad como entrenador de saques de banda: dirigió por 10 años al Midtylland FC de Herning (con el que consiguió el primer título en la historia del club), otros más en Viborg FC y en Sikeborg; luego fue a parar a Leipzig FC, Ajax y Brujas. Algunos de estos trabajos los realizó de manera simultánea.

Su misión en Liverpool

Su llegada a Anfield fue criticada y ridiculizada por un sector de la prensa inglesa. “”Lo siento, ¿un entrenador de saque? Aquí está el balón, recógelo con ambas manos, tómalo por detrás de la cabeza y tíralo con los dos pies en el suelo”, señaló el exdelantero escocés Andy Gray, quien jugó en Everton y Aston Villa, en su crítica al nombramiento del danés.

“Criticaron mi trabajo sin saber lo que suponía porque asumían que quería utilizar mis entrenamientos de saques de banda para cambiar el estilo del Liverpool, cuando eso estaba lejos de la realidad” respondió Grønnemark.

Tras fichar por el Liverpool, se fijó en las intenciones de juego del equipo y diagramó una idea para tener repercusión sobre ese ritmo eléctrico que propone Klopp. El objetivo de todo su trabajo con los Reds se basa en dos premisas: “encontrar maneras de crear espacios y retener la posesión desde los saques de banda, con la esperanza de que, posteriormente, se creen ocasiones“.

Su método se basa en la repetición de situaciones reales de juego, habitualmente de 11 contra 11 jugadores, para que puedan ser replicadas en las horas de competencia. “Intento darles las herramientas para encontrar la mejor manera de crear espacios con un saque de banda. Mejorar su inteligencia al sacar, si se quiere.  Todo tiene que ver con los ángulos de aproximación, la rapidez de movimientos, los distintos jugadores combinándose para crear espacio. Es casi imposible encontrar un compañero de equipo cuando no hay movimiento o un espacio en un saque de banda” resalta Grønnemark.

Antes de su llegada, Liverpool no se destacaba en la retención de balón luego de los saques de banda. Era el segundo peor equipo de la Premier en ese rubro:  solo podían sostener el balón el 45,4 por ciento del tiempo. Traducción: los saques de banda eran una de las zonas grises en las que el equipo más veces perdía la posesión.

Los 98 goles del Liverpool en la temporada 2019-2020.

Todo cambió. En la temporada 2018-2019, Liverpool mejoró esas cifras y pasó a tener el balón un 68,4% del tiempo luego de un saque de banda. El mejor registro de la Premier en ese año. Luego, en 2019-2020, los Reds consiguieron anotar 14 goles como consecuencia- directa o indirecta- de los saques laterales.

“Gronnemark dice que hay 25-30 aspectos técnicos en un lanzamiento largo y usa el análisis de video para hacer mejoras, lo que puede ver a los jugadores mejorar su distancia de cuatro a ocho metros en promedio y duplicar el área de lanzamiento. Los jugadores flexibles, en lugar de fuertes, son los mejores en los saques de banda y es una habilidad esencial para un lateral” cuenta la BBC.

“Mi objetivo es cambiar la percepción que se tiene de los saques de banda para mejor. Quiero que los espectadores se emocionen cuando haya un lanzamiento. La creación de espacio es algo enorme en el baloncesto y puede tener enormes consecuencias. Puede ser lo mismo en el fútbol” detalla Grønnemark en una entrevista con el portal The Coach Voice’s. “Entrenar los saques de banda puede ayudar a cambiar el fútbol. No creo que habrá muchos más entrenadores especialistas en los lanzamientos como yo, pero sí pienso que los clubes incluirán los entrenamientos de saques de banda en su preparación. Yo solo soy parte del movimiento”.

Fuente Foto Principal: The Coach Voices

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *