El ‘vociferante fanfarrón’ sin voz ni voto

El apellido Vélez sigue estando de moda en estos tiempos de pandemia y de cuarentena en nuestro país. Por un lado, el expresidente de la república Álvaro Uribe Vélez fue nuevamente protagonista en el segundo capítulo de la serie ‘Matarife’, la cual tiene como propósito destapar todas las ‘maravillas’ que ha hecho el hoy senador a lo largo de su carrera política. A su vez, también se le criticó por meterse donde no debe estar, teniendo en cuenta que de fútbol y de salud no sabe absolutamente nada.

Sin embargo, esa frutilla del postre que para la mayoría de colombianos terminó teniendo un sabor amargo fue el motivo para que el ‘vociferante fanfarrón’ se quedara sin voz ni voto en torno al regreso del fútbol colombiano. Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor (por ahora) metió tanto la pata (como muchas veces lo ha hecho) que esta vez se quedó sin el pan y sin el queso.

De hecho, el periodista deportivo Iván Mejía Álvarez, ya retirado de los medios de comunicación explotó en su red social Twitter y afirmó que esta reunión la buscó el dirigente de la Dimayor para “pedir la cabeza del ministro que no se ha dejado intimidar por sus bravuconadas”, refiriéndose a la relación del directivo con Ernesto Lucena. “El fanfarrón Tuerquita quiere propiciar un golpe de mano contra el ministro Lucena. La invitación a Uribe es para pedir la cabeza del ministro que no se ha dejado intimidar por sus bravuconadas y no le come cuento a este culebreo y embaucador”, expresó Mejía en un tweet.

El periodista Iván Mejía expresó también en sus redes sociales que había un disgusto del Gobierno con el actual presidente de la Dimayor, y no se necesita ser un experto en temas deportivos y menos de fútbol para saber que el ministro del deporte Ernesto Lucena no tiene una buena comunicación con el señor Vélez, o como Mejía lo llama en sus tweets; ‘Tuerquita’.

Al final de cuentas, esa ‘metidita de pata’ del presidente de la Dimayor de invitar al senador Álvaro Uribe Vélez a una reunión con los presidentes de los clubes para dialogar sobre el retorno del fútbol en nuestro país, le terminó costando tan caro que se quedó sin voz ni voto para charlar sobre el retorno del fútbol. En pocas palabras, terminó mostrando su ineptitud para dirigir a un ente tan importante como lo es la Dimayor.

Ernesto Lucena, ministro del Deporte y Ramón Jesurún, presidente del FPC, hablando sobre el regreso del fútbol colombiano.

A través de un comunicado, el ministro del Deporte Ernesto Lucena le manifestó al presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Ramón Jesurún, que de ahora en adelante, “es indispensable que cualquier comunicación, decisión o solicitud se maneje de forma directa y exclusiva entre la presidencia de la FCF y el Ministerio del Deporte“.

Siendo sincero, me llama poderosamente la atención la palabra ‘indispensable‘, utilizada por el ministro. Esto se puede entender como una señal de que la opinión de Jorge Enrique Vélez desde el principio de las conversaciones para la reactivación del fútbol no fue tenida en cuenta o definitivamente siempre que intervenía en estos diálogos salía con algo fuera de lugar.

Esta decisión del Ministerio obedeció a la molestia que generó al interior del Gobierno la estrategia de la Dimayor de vincular al senador Álvaro Uribe Vélez a la discusión, lo que desde el principio generó polémica y después terminó en un una lista de declaraciones y filtraciones que habría incomodado al ejecutivo.

La cuestionada gestión de Vélez al frente de la Dimayor podría generar su salida de manera inminente.

Para mejorar el postre y dejarlo a gusto de todos, Cortita y al Pie y Contragolpe pudieron conocer de forma extraoficial que un grupo de más de 12 presidentes de los clubes de nuestro país estarían preparando un documento formal para solicitar la salida de Jorge Enrique Vélez de la Dimayor.

En conclusión, la presencia del senador de la república Álvaro Uribe Vélez, en los diálogos, en vez de aportar positivamente al regreso del fútbol colombiano terminó siendo una ‘metidita de pata’ del presidente de la Dimayor, que podría ocasionar su salida del cargo y así al menos por un tiempo se vaya la ineptitud en el ente que rige el fútbol en nuestro país. Mientras eso ocurre, los diálogos sobre el regreso del fútbol seguirán, pero el ‘vociferante fanfarrón’ no tendrá voz ni voto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *