Extrañando al ‘Mariscal’ Yepes

Mario Alberto Yepes fue un defensor salido de lo común. Desde sus inicios tenía un liderazgo nato; debutó con el Cortulúa en 1994 y se desempeñaba inicialmente como delantero. Aunque pocos puedan creerlo, así era. Reinaldo Rueda, su entrenador en ese entonces, visualizó el liderazgo que tenía y lo ubicó como defensor central, como ‘mariscal‘.

Y es que Yepes siempre fue un señor: han pasado casi 20 años de aquel caño histórico que le hizo Juan Román Riquelme en un superclásico argentino. “Siempre que me preguntan sobre esa jugada digo que tiene más mérito Yepes que yo. En un clásico ir 3-0 y una jugada de esa manera yo creo que cualquier jugador de fútbol hubiera pegado una patada. Él me ha seguido hasta el córner y no ha hecho nada. Yo creo que eso es más de hombre que haber tirado un caño en ese partido”, dijo Riquelme.

La sutileza para quitar el balón siempre caracterizó a Mario Alberto: sabía medir los tiempos exactos en la distancia para poder quitar limpiamente la pelota a ras de piso, una de sus insignias como defensor; la otra fue el liderazgo.

“Hoy tenemos un compromiso grande con la gente que esta acá, que está en las casas, con nuestras familias y con el país. Pero el compromiso más importante es con nosotros, hermanos. Tenemos que demostrar para que mierda estamos. ¡Si estamos o no!, y hoy es un partido para eso, vamos apretarlos para que sientan que sólo nos vale ganar. ¡Vamos con todo! ¡Colombia, Colombia, Colombia…!” ese fue el mensaje que le dio a sus compañeros de equipo en el partido contra Uruguay, en Barranquilla, por las eliminatorios a Brasil 2014. El desenlace de ese partido lo conocemos todos.

Lideró el equipo dentro y fuera de la cancha, se convirtió en el faro de Pékerman dentro del campo de juego, y en el hermano mayor que salía a respaldar a sus demás compañeros en cualquier situación arbitral del partido.

El ‘mariscal‘, como fue conocido en sus mejores años futbolísticos, fue el estandarte de la organización defensiva de Colombia en aquel ciclo glorioso, representó la jerarquía de un líder que se había acabado con el retiro de Carlos ´El Pibe´ Valderrama. Habían pasado años rotando la cinta de capitán por grandes jugadores en la ‘Tricolor’, pero la verraquera volvió cuando estuvó en propiedad de Mario Alberto Yepes, por el respeto que imponía su presencia. Líder intachable en sus palabras y en sus entradas por el suelo y aéreas, nunca intentó lastimar un rival, no tuvo mala intención en ningún duelo y no permitía que sus compañeros se excedieran.

Potencializó la mentalidad de aquella selección que arrasó con las expectativas y logró ilusionar a todo un país, como aquel gol anulado contra Brasil en el mundial 2014 que lo volvió protagonista y centro de un debate durante mucho tiempo.  

Debutó en la selección en 1999, al mando de Maturana y se retiró después del mundial de Brasil 2014 dirigido por Pekerman. Jugó 102 partidos en total y es el tercer jugador que más veces vistió la camiseta de la Selección Colombia después de David Ospina con 104 y Carlos Valderrama con 111.

Después de su retiro, la Selección Colombia ha sufrido para encontrar un líder que pueda portar la cinta con tanta autoridad. Radamel Falcao fue el sucesor, pero sus constantes ausencias por molestias físicas hicieron que se debiera rotar. James Rodríguez y David Ospina fueron los portadores, pero ninguno de ellos ha podido suplir la necesidad de liderazgo dentro del equipo. A pesar de que son referentes, no han podido mostrar esa organización dentro del campo de juego que lograba Mario Alberto, donde la juventud de Yerry Mina y Davinson Sanchez le ha pasado factura en situaciones del juego a la selección nacional.

Tarea difícil para el técnico Carlos Queiroz, quien tiene la responsabilidad de llevar a cabo el cambio generacional del segundo ciclo más glorioso de la Selección Colombia, allí debe encontrar su mástil en el campo y en el vestuario. Algo complejo de momento.

Mientras esto sucede, los amantes del fútbol seguiremos recordando las hazañas del ‘Mariscal‘ Yepes y tenemos la fe intacta en que nuestra selección volverá a estar entre las mejores del mundo. “¡Vamos a demostrar para que mierda estamos. ¡Colombia, Colombia, Colombia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *