La liga de Brasil espera la autorización para iniciar el 9 de agosto

Mientras crecen los casos de Covid-19 en Brasil, la CBF ratificó esta semana su intención de que el campeonato de Liga comience la segunda semana de agosto. Se encuentran a la espera del aval por parte de las autoridades sanitarias del gobierno brasileño.

Esta semana, luego de una reunión, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) reafirmó su intención de mantener el 9 de agosto como fecha de inicio del Campeonato Brasileño de Serie A. La misma CBF había comunicado, semanas antes, la aprobación de las fechas de inicio del torneo de primera y segunda división, tras una asamblea en la que participaron los 40 clubes de ambas divisiones. El 25 de junio pasado, día de la asamblea, se definió que el 9 y 8 de agosto serían las fechas de retorno de la primera y segunda división del fútbol brasileño, respectivamente.

Sin embargo, para que se pueda efectuar esta propuesta, aún hacen falta los avales de las autoridades sanitarias de nueve de los 27 estados de Brasil y de once ciudades, según confirmó el presidente de la CFB, Rógeiro Cabloco en entrevista con el diario O Globo. Justamente, el anuncio de la CBF se da en la semana en la que el presidente de Brasil confirmó su positivo por Covid-19.

Aplazado por la propagación de la pandemia, el campeonato de fútbol de Brasil debía iniciarse en la primera semana del mes de mayo. Asimismo, los campeonatos estaduales, que se disputan únicamente entre equipos de cada región, debieron ser suspendidos en el mes de marzo hasta el momento, a excepción del torneo Carioca, de Río de Janeiro, que se reanudó el 19 de junio, en medio de la polémica y el rechazo, pues Flamengo disputó su partido ante Bangú en el estadio Maracaná, a metros de un hospital de campaña dispuesto por las autoridades de la ciudad para tratar personas diagnosticadas con coronavirus. El carioca fue, precisamente, el primer torneo de Suramérica en reactivarse tras el inicio de la cuarentena Esa noche de partido, el hospital reportó cinco muertes. .

Sao Paulo sería el principal obstáculo para el inicio

La principal oposición al inicio del campeonato de primera división de Brasil serían las autoridades del estado de Sao Paulo. Su gobernador, Joao Doria, manifestó el lunes que hasta que no se termine el Campeonato Paulista, los equipos ubicados en ese estado no podrán disputar el campeonato brasileño. El problema radica en que aún el campeonato regional de ese estado no tiene fecha de reinicio.

La respuesta de la Confederación Brasileña de Fútbol fue emitida de forma inmediata a través de un comunicado oficial. La entidad afirmó que en la asamblea del 25 junio de julio, los clubes ubicados en ese estado aprobaron las fechas de reinicio para ambas divisiones. “Para preservar esas fechas, los clubes acordaron jugar fuera de sus dominios, transfiriendo su condición de local a otra ciudad o estado” en caso de que sus estadios no cuenten con el aval de las autoridades sanitarias, expresó la CBF. “Esa decisión fue tomada en base a una votación que contó con el apoyo de 19 (de los 20) clubes de Primera, incluyendo todos los de Sao Paulo“.

En ese mismo sentido, la Confederación le notificó a Doria que algunos clubes, de los más importantes del país y que tienen su sede en el estado, como Palmeiras, Santos, Corinthians y Sao Paulo le ratificaron esta semana su posición de iniciar en agosto.

Algunos clubes se oponen publicamente

Dos instituciones históricas del fútbol brasileño, Botafogo y Fluminense, han manifestado de manera pública su oposición al retorno apresurado del fútbol, en el caso específico del Torneo Carioca.

En el partido que los enfrentó el pasado 5 de julio, los jugadores Fred, de Fluminense, y Keisuke Honda, de Botafogo, lucieron ante las cámaras, en el momento previo al inicio del encuentro, una camiseta de ambas instituciones con la consigna “respeten nuestra historia”, en rechazo a la vuelta del fútbol en medio de la pandemia en Río de Janeiro.

Los capitanes de Botafogo y Fluminense portan las camisetas en rechazo al reinicio del fútbol FOTO: Diario Olé

Días antes, en el partido ante Cabofriense que marcaba la reanudación de su participación en el torneo tras 105 días de inactividad, el plantel de Botafogo había expuesto una bandera que contenía la frase “Protocolo bueno es el que respeta vidas”, con el que manifestaban su oposición al protocolo de seguridad sanitaria que deben seguir los diez equipos y que fue aprobado por la alcaldía de Río de Janeiro para permitir la reactivación de este torneo. En esa ocasión, Botafogo lució un uniforme totalmente negro, en señal de luto, estampado con la frase “gracias profesionales que están en la línea del frente contra el COVID-19“, como homenaje a los médicos y enfermeros que están atendiendo esta crisis sanitaria.

La bandera con la que Botafogo salió al campo de juego en su partido ante Cabofriense. FOTO: Mediotiempo

Entre tanto, Brasil es el segundo país con mayor número de personas contagiadas por Covid-19, con un total de 1668589 diagnosticados y 66741 fallecidos, según el reporte del miércoles 8 de julio.

Luis Carlos Proaños

Periodista por vocación. Hincha de las causas perdidas y del fútbol de antes. Como Fernando Palomo, creo que coincidir con tu subjetividad no me hace objetivo y que pensar distinto no nos convierte en enemigos. Editor general de Contragolpe.

View all posts by Luis Carlos Proaños →

Leave a Reply

%d bloggers like this: