La partida del talentoso 10 que se vistió de arquero

Mientras el fútbol profesional colombiano regresa en su totalidad este fin de semana a los estadios del país, nuestro balompié está de luto. El pasado jueves sobre las seis de la tarde se confirmó el fallecimiento de Ricardo Manuel Ciciliano Bustillo, quien jugó 540 partidos y anotó 121 goles en su carrera como jugador profesional.

El exjugador profesional, oriundo de Soledad, en el departamento del Atlántico, falleció a los 43 años, y durante su carrera jugó en equipos como Deportivo Pereira, Deportes Tolima, Atlético Bucaramanga, Deportivo Pasto, Deportes Quindío, Deportivo Cali, Millonarios, Once Caldas, Junior, Juan Aurich de Perú, Uniautónoma y cerró su amplia carrera en el Atlético Huila.

Además, Ciciliano, que deslumbró por muchos años con su talento, hizo parte de la selección Colombia Sub. 17, y con la misma ganó el Campeonato Sudamericano de la categoría en 1993. También fue el goleador de la Copa Sudamericana con Millonarios en el año 2007: en esa edición de la competencia marcó seis anotaciones.  

El fútbol siempre muestras las dos caras de la moneda de la vida: tristezas y alegrías. En su carrera Ricardo Ciciliano vivió ambas; por un lado, nunca pudo conseguir uno de sus sueños que era ganar un título con el equipo de su vida, como el mismo lo describió, Millonarios, pero en otros equipos como Deportes Tolima, Deportivo Cali y Juan Aurich de Perú pudo llorar de alegría tras conseguir varios títulos.

Sin embargo, la batalla más importante de su vida desafortunadamente no la pudo ganar. “Durante las últimas dos semanas, Ricardo Ciciliano batalló contra una neumonía. Este jueves perdió la batalla y falleció prematuramente”, señaló el diario El Tiempo.

Ricardo Ciciliano atajando un penal en El Campín de Bogotá. Foto: El País de Cali

Anécdotas

Sin dudas, además de los títulos conseguidos en su carrera, la historia más recordada de Ricardo Ciciliano en el fútbol colombiano se dio el 19 de noviembre de 2006, cuando vestía en ese entonces los colores de Millonarios.

Se jugaba en el estadio Nemesio Camacho el Campín el partido entre Millonarios y Deportivo Independiente Medellín. El arquero del cuadro ‘embajador’ José Fernando Cuadrado cometió una infracción en el área y fue expulsado del partido.

Al equipo capitalino no le quedaban más modificaciones, por lo que el ’10’ se puso los guantes. El lanzador fue Jaime Castrillón, y el improvisado guardameta leyó bien el cobró de su rival, se estiró hacia el lado hacia donde remató Castrillón y atajó un penalti que puso a celebrar a sus aficionados y que le permitió a Millonarios ganar por 1-0.

Pero así como Ciciliano tuvo la experiencia de tapar un penal, también vivió la mala fortuna de que un jugador le ataje una pena máxima.

“Esta situación se presentó en el Pascual Guerrero en el 2008, jugando para Millonarios ante el Deportivo Cali. Al arquero azucarero Óscar Córdoba lo expulsaron, debiendo ir como sustituto el defensa paraguayo Carlos Espínola, ya que el Cali había hecho todos los cambios. En ese partido pitaron penal para Millonarios y al cobro fue Ciciliano. Su remate fue controlado milagrosamente por Espínola ante el delirio de los seguidores verdiblancos”, señaló el diario El País.

En los últimos años en el fútbol profesional colombiano se han presentado goles de arqueros en minutos finales, como la recordada anotación de Camilo Vargas con Independiente Santa Fe en 2012, pero Ricardo Ciciliano será uno de los pocos jugadores en la historia del FPC que haya atajado una pena máxima vistiéndose de arquero y que a la vez un jugador le haya tapado un penal. Aparte de estas dos grandes anécdotas, ‘Cici’ se recordará por su brillante talento como jugador, siempre será recordado como el 10 que alguna vez se vistió de arquero y salvó la victoria del equipo de sus amores.

Millonarios, su vida entera

Una de las últimas ocasiones en las que se le vio en vivo fue en una entrevista con el portal digital Mundo Millos. Allí, con una sonrisa en su cara, dejó en claro que se siente orgulloso porque vistió los colores del equipo de su vida.

“Yo digo que pertenezco todavía a Millonarios. Eso no va a cambiar. Yo soy de Barranquilla, comencé mi carrera en otros lados, y de los recuerdos más bonitos que tengo de mi carrera, sin ser campeón con Millonarios, es saber que esa camiseta azul se lleva con una pasión; es de los equipos históricos y grandes de este país, digan lo que digan los demás. Eso es algo que a mí me llena de orgullo, porque yo jugué en la institución más grande de Colombia”, dijo Ciciliano.

Mensaje de Millonarios en sus redes sociales. Foto: Twitter

El equipo capitalino a través de sus redes sociales lamentó la partida de Ciciliano, jugador que defendió por 4 años los colores azul y blanco.

“Millonarios FC lamenta profundamente el fallecimiento de Ricardo Ciciliano, jugador de nuestra institución entre 2006 y 2009. Enviamos un fuerte abrazo y mensaje de fortaleza para su familia y seres queridos. QEPD”, expresó el club a través de su cuenta de Twitter.

Agustín Garizabalo, uno de los primeros mentores de Ricardo Ciciliano. Foto: Gol Caracol

Un crack

Esa fue una de las definiciones que le dio Agustín Garizabalo, antiguo cazatalentos del club Deportivo Cali, uno de los primeros mentores que tuvo Ricardo Ciciliano.

Fue un proceso engorroso pero finalmente consiguió su carta de libertad. De la Selección Atlántico (campeones nacionales), pasó a la Selección Colombia prejuvenil (campeones suramericanos), dirigida por Basílico González“.

En ese momento llevaba tres años trabajando conmigo. Presentía en él algo especial, cierta aureola de crack, no obstante le faltaban elementos claves. Insistimos en pulirlo: corrección de gestos técnicos, horas y horas de charla para que mirara más allá de su nariz, apoyo con su familia, así me dijeran que para qué perdía mi tiempo con ese pelao”.

“Cuántas veces tuvimos que madrugar para entrenarlo porque solo podía hacerlo a esas horas de la mañana; cuántas veces fue necesario pelear para sostenerlo en el equipo titular (tanto en la Fortuna como en el Liceo Soledad) porque entonces empezó a crecer y se puso torpe y descoordinado y la gente presionaba para que lo sacáramos. Incluso, terminó jugando de arquero, aunque no quería, en la última fase del torneo intercolegial, con gran suceso, tanto así que, ya siendo profesional, con Millonarios, una vez que expulsaron a su arquero, se atrevió a coger el arco y tapó el penal que causó esa jugada ante el Medellín. Total, puedo decir que fue mi primer logro concreto en el fútbol, el primer jugador que llegó al fútbol profesional tras un acompañamiento personal de mi parte, no exento de dudas”, escribió Agustín Garizabalo en La Cháchara.

Mensajes de despedida

No solo Millonarios, a través de sus redes sociales, expresó su tristeza por el fallecimiento de Ricardo Ciciliano. Periodistas, asociaciones, clubes y amigos despidieron a uno de los jugadores más recordados en el tiempo del FPC por su trato amistoso con la pelota.

El pasado jueves partió de la vida uno de los mejores jugadores que tuvo el fútbol colombiano en la era contemporánea. Ciciliano siempre estará en la memoria de los amantes del fútbol por su carisma, por su exquisito trato a la pelota, por su liderazgo dentro de un terreno de juego y por el temperamento caribe que siempre lo caracterizó.

“Un jugador con liderazgo futbolístico. Aparecía siempre que el equipo lo necesitaba. Fue un creador de goles importantes. Uno de los mejores jugadores que tuvo Millonarios en una época compleja para el club azul. Y uno de los que más veces hizo vibrar El Campín en la época contemporánea. Fue el predecesor de Mayer”, así lo describió Carlos Proaños, miembro del equipo editorial de Contragolpe y fiel hincha de Millonarios.  

Ricardo se retiró del fútbol de la forma menos deseada, por un desgarro muscular, en el Atlético Huila y a los 36 años. En el recuerdo popular estará presente como un jugador que dio todo con cada equipo que jugó, y como el 10 que alguna vez se vistió de arquero y terminó siendo héroe.

Que En Paz Descanse, Ricardo Ciciliano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *