La revolución cultural de Bielsa

Fuente: Diario AS

“¿Alcanzan los episodios de espionaje a los equipos rivales admitidos personalmente, la conferencia de prensa posterior a ello, de 6 horas, en las que explicó cómo analiza a sus rivales, y el pedido a sus jugadores de que se dejen hacer un gol ante Aston Villa para definir a Marcelo Bielsa?” se pregunta Juan Pablo Varsky en su editorial vespertina para CNN Radio Argentina este viernes 17 de julio de 2020. “No” se responde, “pero es un parámetro de lo que significa, de lo que genera y de lo que inspira”.

Esta semana de julio de 2020 ha sido tremendamente emotiva para el entorno de Marcelo Bielsa y para la fanaticada de uno de los equipos grandes de Inglaterra. Bajo su batuta, Leeds United, campeón de Liga en 3 ocasiones, volvió a la primera división de Inglaterra, 16 años después. En el medio, el equipo de Yorkshire del Oeste vivió años aciagos. En 2004, año del descenso a segunda, el club se declaró en quiebra y tuvo que vender el predio de entrenamiento de Elland Road, con un plazo de 25 años para poder recuperarlo. En 2007 el club tocó fondo y descendió por primera vez en su historia a la tercera división del fútbol inglés. Leeds logró volver a segunda división en 2010.

Marcelo Bielsa arribó al Leeds en julio 2018, en la que sería su quinta experiencia como técnico en Europa, la primera en Inglaterra. Según Juez Central en su sección Informes del Juez, un portal digital de información deportiva, los directivos del Leeds viajaron ese año a Argentina a entrevistar a Bielsa para ver si era apto para el cargo. “Quedaron sorprendidos al ver que se sabía la formación y distribución táctica de todos los equipos de la segunda división inglesa. Cuando se encontraron con Bielsa, él había visto todos los partidos de la temporada anterior, en 70 horas”.

Además, de acuerdo al portal, el entrenador rosarino puso una condición para aceptar el cargo: remodelación total del centro de entrenamiento, incluyendo la piscina. Y un espacio de relax, con Play Station, billar y chimenea. ‘Allí van a pasar mucho tiempo’ dijo. El Leeds aceptó y cumplió.”

Esa primera temporada, el equipo blanco cambió algunos aspectos en su planificación deportiva. Con Bielsa al mando, cambiaron los turnos de entrenamiento: pasaron de uno a tres. Los jugadores pasaban el día entero en el predio de preparación. De 9 de la mañana a las 8 de la noche. 2018-2019 fue una temporada totalmente cambiante y confusa para el Leeds. De la ilusión de estar 18 de las 46 fechas en el liderato que le garantizaba el ascenso directo, el equipo dirigido por Marcelo Bielsa terminó tercero. Pero un detalle curioso ocurrió, que describe a la perfección las convicciones del entrenador argentino.

En la fecha 45, abril de 2019, Leeds enfrentaba a Aston Villa, y ganaba el partido por la mínima diferencia, con un gol marcado mientras un jugador rival estaba tendido en el suelo. Ante esta situación, Bielsa ordenó a sus jugadores dejarse marcar un gol, en gesto de juego limpio. Aston Villa empató, el encuentro terminó 1-1 y Leeds hipotecó su última posibilidad de ascenso directo.

De este modo, estaba obligado a jugar un torneo reducido que enfrentaba al tercero, cuarto, quinto y sexto en la clasifación para definir el tercer cupo de ascenso a la Premier. En ese clasificatorio, con formato de play offs, Leeds quedó eliminado ante Derby Country: 3-4 abajo fue el marcador global de la serie. En su primer año al mando de Leeds, los números de Bielsa eran buenos: ganó 25 partidos, empató 8 y perdió 13, con una diferencia de gol a favor de +23.

También en su primera temporada Bielsa protagonizó uno de los episodios más polémicos y divertidos del fútbol inglés. En enero de 2019, fue acusado de espiar a sus rivales, tras haber enviado a uno de los integrantes de su cuerpo técnico a observar un entrenamiento del Derby County, equipo contrincante del Leeds. El propio Marcelo confirmó que es una práctica que utiliza como parte del trabajo de análisis de los equipos rivales. “Yo observé a todos los rivales contra los que hemos jugado y he visto entrenamientos de todos los oponentes” dijo el entrenador.

“Toda la información que necesito para estar claro la recolecto sin mirar las sesiones de entrenamiento de mis oponentes, entonces ¿por qué envié a alguien a observarlos? Simplemente porque pensé que no estaba violando ninguna normativa.Nos sentimos culpables si no trabajamos lo suficiente. Eso me permite tener menos ansiedad y en mi caso soy lo suficientemente estúpido para permitir esta clase de comportamientos”. Esta explicación la dio a través de una rueda de prensa en la que les explicó a los periodistas cuánta es la preparación de los partidos que realiza con su equipo de trabajo. Dijo que son cuatro horas las que le toma este trabajo y además de disculparse por la explicación, contó una anécdota de su paso por el fútbol español: “Cuando era entrenador del Athletic Bilbao, jugamos una final contra el Barcelona y perdimos 3-0. Cuando terminó el partido, le envié mi análisis a Guardiola, como regalo de admiración. Me dijo: ‘sabes tú más del Barcelona que yo’”.

Pese a ese traspié del campeonato, los hinchas y el plantel hicieron público su deseo de que Bielsa continuara como técnico blanco, y que fuera el que liderara el futuro ascenso del Leeds.

La temporada siguiente ha sido una confirmación del trabajo hecho por Bielsa. En la presente Championship que lo coronará como campeón, el Leeds solo ha perdido 9 partidos, ha ganado 26 y ha empatado otros 9, y su diferencia de gol ha mejorado: ha marcado 70 goles y le han marcado 34, obteniendo un total de 87 puntos hasta el momento. A falta de dos fechas para finalizar la totalidad del campeonato, el equipo dirigido por Marcelo Bielsa ha logrado los objetivos por lo que lo contrataron y lo ha hecho con un equipo de autor, al que es fácil reconocerle sus ideas y su búsqueda dentro del campo de juego. Además, como frutilla del postre agradable al paladar del hincha, el equipo se volverá a coronar campeón después de diez años.

Pero el logro futbolístico se acompaña también del factor humano: como en todos los lugares en los que ha estado, Bielsa ha hecho de Elland Road y de la ciudad de Leeds un lugar que siempre lo recordará, excediendo los espacios deportivos. Como la ocasión en la que, cuenta el periodista argentino Ezequiel Fernández Moores en el New York Times, antes de firmar con Lille, llamó a un líder de una agrupación de hinchas del Marsella, su club anterior en Francia. Quería saber si no tenían una rivalidad especial con Lille, si no había ningún problema de valores si él iba allí

En diciembre de 2019, el portal Leedslive resaltó a los diez personajes más importantes de la ciudad en ese año, como lo cuenta también Fernández Moores en su artículo para La Nación de Argentina, “están el bombero que atendió un parto urgente, la mujer que da de comer a niños necesitados y la entidad que cuida a los sin techo. Primero en lista figura Marcelo Bielsa”. El escritor y periodista Jonathan Wilson opinó al respecto que “Bielsa le ha devuelto al club un sentido de vida”.

“El hombre que los reubicó en el mapa. Futbolístico y mundial. El hombre que propuso una cultura. Un estilo, una identidad. El ascenso lo celebra una ciudad que, el año pasado, en la angustia de otra decepción, se sintió orgullosa por el premio fair play que le otorgó la FIFA cuando Bielsa, desde su liderazgo moral, le ordenó a Leeds que se dejara hacer un gol por el rival” escribió el periodista Cristian Grosso en La Nación de Argentina.

Alguna vez en una de sus singulares conferencias, tras ser consultado por una virtud necesaria, Bielsa dijo: “adaptarse a la exigencia, no desmoronarse, enfrentar las dificultades sin pervertirse, pudiendo ser siempre el mismo; estar dispuesto a poner en riesgo lo que poseo, aceptar el reto, el desafío, el cambio, el riesgo, tolerar los picos de dolor, saber sufrir“. No alcanza tampoco esto para definir a Bielsa, ni a su método, ni a su forma de vida; alcanza, sí, para explicar porque cada vez que asume un reto deportivo termina generando adhesiones y fervores insospechados. Es posible que Bielsa y su estilo sean una de las revoluciones culturales más significativas de la última década, y también es posible que todavía el mundo del fútbol no esté preparado para admitirlo. Porque en su legado Bielsa nos explicará, cuando estemos listos para entenderlo, que lo importante siempre siempre es “la nobleza de los recursos utilizados”, y esto aplica para el fútbol y para la vida. Esa revolución: no deformarse ni reformarse con el éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *