Los equipos de la Premier se unen a una iniciativa contra las empresas que no promueven la inclusión

Como parte de su plan para atacar la discriminación en línea y en distintos escenarios sociales, los equipos de primera división de Inglaterra trabajan en una campaña para promover un enfoque más ético en las pautas publicitarias.

Los equipos de la Premier League están en diálogos para unirse a un boicot publicitario contra las empresas que pautan en medios de comunicación y en plataformas tecnológicas que no promueven mensajes sobre la inclusión y la diversidad.

En conjunto con la campaña Stop Funding Hate, y los clubes de la segunda división de fútbol de Inglaterra (EFL), la Premier League analiza la posibilidad de unirse a la Red de Publicidad Consciente (CAN), con el objetivo de “detener a los anunciantes que financian compañías que alimentan el odio” según explica el diario inglés The Guardian.

De acuerdo con la información del Guardian, la búsqueda de la Red de Publicidad Consciente (CAN) “aboga por la acción de los anunciantes para que el odio no sea rentable y aconseja que las empresas que se suscriban a su código deben tratar de evitar la publicidad en los medios de comunicación que alimentan el odio“. Ya son más de 70 las empresas que han suscrito sus principios publicitarios a esta red.

En ese sentido, la iniciativa de Stop Funding Hate (Detener la Financiación del Odio), que tiene como objetivo “evitar que las empresas publiciten y proporcionen fondos a ciertos medio británicos que usan la división para vender más”, busca que el poder y la influencia económica de los clubes de fútbol de Inglaterra ayuden a reflexionar a las compañías económicas que tienen un músculo financiero suficiente para pautar en grandes medios y en las redes sociales con mayor uso, para que no lo hagan en aquellos que envían mensajes raciales de odio y división.

Creo que existe la posibilidad de que el fútbol se una para exigir acción. Creo que la influencia que tienen los clubes, así como su enorme poder adquisitivo, significa que hay una oportunidad real de respaldar una campaña como esta y aumentar el impacto que ya está teniendo” explica Alex Murray, vocero de Stop Funding Hate.

Hace un mes, justamente, la Premier League puso en marcha un sistema de denuncia de insultos racistas y discriminatorios por medio de redes sociales para jugadores, técnicos y directivos, como una respuesta a la tendencia creciente de mensajes privados con tintes discriminatorios que recibían estos actores.

Zaha publicó los insultos racistas que recibió a través de instagram.

Estas iniciativas se producen después de que el delantero marfileño del Crystal Palace, Wilfried Zaha, denunciara en sus redes sociales los insultos racistas que recibió por parte de un hincha del Aston Villa. El fanático, un niño de 12 años, fue arrestado por la policía de West Midlands. “El niño de 12 años de Solihull ha sido puesto bajo custodia. Gracias a todos los que lo plantearon. El racismo no será tolerado” informó el comando de policía de ese distrito. “Abordar este problema debe ser una prioridad” dijo el presidente ejecutivo de la Premier League, Richard Masters.

Sobre este tema ha opinado el exdelantero inglés, Ian Wright, quien también fue víctima de insultos raciales a través de sus redes sociales las semanas anteriores. “A la gente le gusta hacer parecer que estas experiencias no son habituales para los negros. Siempre es un caso atípico. Dicen no es “ninguno de nosotros”. ‘No es un verdadero fan, sea cuál sea el club’. Estas son personas reales y experiencias diarias. Cuanto antes lo aceptemos, mejor podremos manejarlo” expresó Wright.

El delantero Zaha, en el encuentro ante Aston Villa. FOTO: Prensa Crystal Palace

Tendencia mundial

El fomento de una publicidad que tenga un enfoque ético por parte del fútbol de Inglaterra se ha producido después del éxito que tuvo la campaña Stop Hate for Profit en Estados Unidos el mes pasado. Esta iniciativa logró que más de cien empresas detuvieran sus pautas con Facebook, por no haber actuado de manera acertada y a tiempo, para detener los discursos racistas que se produjeron tras el asesinato de George Floyd.

¿Podría Facebook proteger y apoyar a los usuarios negros? ¿Podría llamar a la negación del Holocausto como odio? Absolutamente podría. Pero elige activamente no hacerlo.” denuncia el sitio web de la iniciativa. “Enviemos a Facebook un mensaje poderoso: sus ganancias nunca valdrán la pena promover el odio, la intolerancia, el racismo, el antisemitismo y la violencia” señalan.

En ese mismo sentido, el trabajo de Stop Funding Hate logró que, en 2016 y 2017, Lego y Paperchase retiraran su publicidad con el periódico Daily Mail, y que la compañía operadora de trenes del Reino Unido Virgin Trains dejara de vender este tabloide en sus estaciones. En 2016, Gary Lineker, ex jugador inglés y comentarista de fútbol, se sumó a la campaña, tras expresar que había hablado con Walkers, una productora de bocadillos, sobre considerar su publicidad con el periódico The Sun.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *