Otro empate deja al América al borde de la eliminación de la Copa

América no pudo ganar de local en esta edición de la Copa Libertadores. Una derrota, y dos empates consecutivos, en el estadio Pascual Guerrero fueron el saldo de los partidos que jugó el cuadro escarlata ante Gremio, Universidad Católica e Internacional de Porto Alegre, respectivamente. El último de los empates, contra el equipo dirigido por Eduardo Coudet dejó la sensación de insuficiencia futbolística ante un rival que terminó el último tramo del encuentro con un jugador menos.

Formaciones iniciales del partido.

Con el resultado de Gremio en conocimiento, que había ganado 2-0 a Universidad Católica, América afrontaba el partido sabiendo que el único resultado que lo mantendría con posibilidades de depender de si mismo para clasificar era la victoria.

De arranque, el América presentó una postura para esperar a su rival y contraatacarlo. Juan Cruz Real dispuso de un 4-5-1 en defensa para anular las posibilidades de juego interior del Inter. Los resultados fueron positivos durante la primera mitad. Los dirigidos por Coudet no pudieron generar sus sociedades interiores habituales, tampoco pudieron desplegar a sus laterales, que estaban contenidos por la marca de los extremos Arias y Batalla del América. De ese modo, América gozaba de cierta seguridad defensiva y esperaba. Aguardó en su propio campo, con el orden defensivo previsto y cuando recuperó el balón avanzó sin mayor cambio de ritmo hacia el arco rival.

Tuvo su primero gran opción al minuto 4 con Carlos Sierra, que llegó al área y disparó para que Marcelo Lomba controlara sin sobresaltos. Cuando el América tenía el balón, Sierra flotaba detrás de los volantes rivales y se ubicaba de falso 9, quedando libre de marcaje para poder maniobrar.

Bajo esa dinámica se jugó la totalidad del primer tiempo. América no pasó sobresaltos en defensa pero tampoco pudo inquietar al equipo brasileño porque no tuvo el vértigo que requerían sus contragolpes. Agregado a ello, Rafael Carrascal, habitual conductor y director de orquesta rojo, no tuvo una participación activa y decisiva en el juego de su equipo. Le faltó convencimiento al equipo para poder arremeter contra una defensa inestable como la que presentó Inter.

Sin Duván Vergara, pieza clave y autor de dos de los cuatro goles que había marcado el equipo caleño en los partidos previos de Copa, el ataque del América quedó resentido en sorpresa y atrevimiento.

El segundo tiempo cambió la actitud del cuadro rojo. América decidió adelantar sus líneas e intentó presionar sobre la primera línea del rival. Allí se pudo evidencia un problema: la falta de entendimiento entre Ramos, Arias y Batalla, que no habían jugado juntos y que todavía no lograron generar una sociedad de juego con sus movimientos en el frente de ataque. Sin embargo, en el minuto 15 del ST, Adrián Ramos logró cabecear en el área, Lomba atajó, dio rebote y Batalla no pudo definir.

América jugó 30 minutos con un hombre de más luego de la expulsión del delantero argentino Leandro Fernández. Cruz Real aprovechó para enviar al campo a Yesus Cabrera con el objetivo de ponerle pólvora a un ataque sin explosión. Cabrera se ubicó sobre la banda derecha y participó varias veces en la ofensiva escarlata. Después, a los 78′, llegó la acción más clara del partido: Sierra, tras un pase de Carrascal, habilitó al recién ingresado Santiago Moreno, que entró al área y remató, Lomba atajó y la pelota se terminó estrellando en el travesaño.

Los diez minutos finales del partido pusieron en evidencia el mayor problema de este América: su falta de profundidad, de sorpresa, y la ausencia de creatividad ofensiva. Inter, con uno menos, no pasó mayores problemas para afrontar esta etapa del partido. El partido se terminó y dejó un dato que puede explicar porque el América quedó al borde de la eliminación: en sus tres partidos de local del torneo, el equipo de Cali solo marcó un gol.

Resumen del encuentro.

La sensación final que dejó el encuentro fue que si América se decidía a ganar el partido, lo podía conseguir. Que el desarrollo del partido hubiese sido diametralmente opuesto si los de Cali hubiesen asumido otra actitud en el frente de ataque. Sin una idea clara para hacerlo, es muy complicado que suceda, y eso fue lo que terminó pasándole factura a este América, que bajo el mando de Cruz Real aún no ha mostrado ninguna evolución ni novedad táctica o de conceptos de juego en los siete encuentros que ha disputado.

Con este resultado, América queda tercero en el grupo E de la Copa Libertadores. Con cuatro puntos, y una diferencia de gol de -2, detrás de Internacional, segundo en la clasificación, con 7 puntos y +3 de diferencia de gol.

Para clasificar a Octavos de Final, el equipo de Cali tiene una misión titánica: ganar su encuentro ante Gremio, que se jugará en Porto Alegre el próximo 22 de octubre, por una diferencia de seis goles y a su vez esperar que Universidad Católica le gane a Inter en Chile. En la actual posición, América está accediendo a Copa Sudamericana.

Por su parte, el técnico Cruz Real aseguró que aún se aferra a las posibilidades de clasificación. “Yo no creo que todavía estemos eliminados, seguimos tercero en el grupo, todavía tenemos chance de clasificar a Copa Sudamericana. Seguimos vivos. Hay que seguir por este camino, ahora enfocarnos en la liga” señaló en la rueda de prensa postpartido.

Redaccion Contragolpe

Jugamos En Otra Dirección

View all posts by Redaccion Contragolpe →

Leave a Reply

%d bloggers like this: