Parma es comprado por Krause Group y aumenta la influencia estadounidense en la Serie A

La empresa Krause Group, de origen estadounidense, ha adquirido el 90% de las acciones del Parma Calcio 1913. Así lo confirmó el club italiano el día de hoy. Otro 9% de propiedad del equipo será retenido por los dueños anteriores, un grupo de industriales locales, mientras que el 1% restante quedará en manos de una asociación de simpatizantes del club parmesano.

El grupo económico, dedicado al sector de logística, hotelería, bienes raíces y agricultura, es presidido por Kyle Krause y también es propietario del club Des Moines Menace de la United Soccer League (USL). Según el New York Times, los planes de administración del club por parte de Krause son “seguir los consejos de sus socios minoritarios sobre cómo trazar mejor el futuro del Parma”, aunque ha dicho que “probablemente se centrará más en los jugadores jóvenes que en el tipo de fichajes que acapararon los titulares que hizo el club en la década de 1990”.

“Todas nuestras inversiones, lo que hacemos como familia, es buscar el éxito continuo, generacional y de largo plazo. No estamos aquí por el dólar rápido” ha declarado Krause. El empresario también señaló que recibe con optimismo los anuncios previos de la Serie A en los que ya ha avanzado en conversaciones con empresas de capital privado para participar en el plan de marketing y transmisión internacional del torneo. “Hay muchas oportunidades. Solía ​​ser la liga número uno del mundo. No hay ninguna razón por la que no pueda volver a eso, o acercarse a eso” remacó Krause.

Parma, un club que busca resurgir 

La historia del Parma tuvo su época dorada en la década de los 90, cuando ascendió a la primera división del fútbol italiano. Bajo el músculo financiero del empresario Calisto Tanzi, el club compró jugadores de talla internacional y compitió mano a mano con los clubes históricos. Allí obtuvo una Copa de Italia, una Copa UEFA, una Recopa Europea y una Supercopa de Italia.

Después vinieron años complejos en su estructura económica y deportiva. Luego del colapso de Parmalat (propietaria del club) en un escándalo financiero, el club estuvo cerca de la bancarrota, fue vendido y unos años después descendió a la Serie B. En 2015, tras un nuevo caso de corrupción y de deudas, fue declarado insolvente.

Comenzó como una empresa nueva en la cuarta división del fútbol italiano. Sostenido financieramente por el grupo Nuovo Inizio, conformado por inversores locales de fortunas altas, ascendió tres divisiones de manera consecutiva y volvió a la Serie A en el año 2018.

Krause ha dicho que ya es hora de un “cambio lógico” y que, en sus manos, el club tiene la potencia de fuego para volver “al lugar donde merece estar”.

En la última temporada se ubicó decimosegundo en la clasificación general, con 49 puntos y a 34 del campeón Juventus. Es dirigido por el ex futbolista italiano Fabio Liverani, anunciado el pasado 28 de agosto, con contrato hasta el 30 de agosto de 2022.

Poderío norteamericano

Parma se convierte en la última adquisición en el fútbol de primera división de Italia, por parte de un grupo ecónomico originario de Estados Unidos, detrás de la AS Roma, que fue comprada por el inversor de Texas Dan Friedkin, hace poco menos de un mes al también estadounidense James Pallota, presidente del equipo capitalino durante ocho años, por un total de 591 millones de euros.

Además, el año pasado el multimillonario del sector de las comunicaciones Rocco Comisso, presidente del grupo Mediacom, compró a la Fiorentina, por un valor cercano a los 170 millones de euros, y el AC Milan es dirigido desde 2018 por el grupo Elliot Investment Management.

Bologna también es propiedad de un empresario norteamericano: se trata del canadiense Joey Saputo, administrador de la franquicia del Montreal Impact de la MLS, cuyo patrimonio actual es de 5000 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *