Periodistas independientes, sin luz al final del túnel

Es un clamor que hemos recibido como Ministerio del Deporte de las diferentes agremiaciones de periodistas, yo le he pedido a la Federación y a la Dimayor que abran esa oportunidad, si bien es cierto hay una negociación privada con un canal y eso hay que respetarlo, el Covid-19 ha puesto en una situación difícil a esas agremiaciones y periodistas independientes, y sería muy bueno en un gesto de igualdad” esta frase la mencionó el ministro del deporte Ernesto Lucena en una entrevista con Caracol Radio.

Y es que para muchos generó felicidad la firma y posterior entrega del protocolo de bioseguridad, que da como un hecho el regreso del fútbol profesional colombiano, independientemente si es en agosto o a inicios de septiembre.

Pero, así como José Borda, ex árbitro profesional y hoy trabajador de Caracol Radio en una nota titulada, se preguntaba ¿y el protocolo sanitario de los árbitros colombianos para cuándo?, tranquilamente se puede hacer una pregunta que tristemente hoy no tiene ninguna respuesta: ¿Y el protocolo sanitario para los periodistas independientes para cuándo?

Es cierto que los derechos del fútbol colombiano son de un canal privado como lo es Win Sports, que pagó un dinero para adquirirlos, pero muchos periodistas que cubren el fútbol nacional utilizan la radio y redes sociales para conseguir su sustento diario. Y este protocolo entregado en las últimas horas a la Dimayor y a la Federación Colombiana de Fútbol, deja una vez más en el completo olvido a esas personas que laboran de forma independiente y se ganan la vida consiguiendo pauta publicitaria.

El fútbol volverá solo con ingreso a estadios del canal privado que tiene los derechos deportivos. Foto: Colombia.com

Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor, señaló en una entrevista a Caracol Radio que lastransmisiones del fútbol profesional colombiano se podrán hacer a través de la radio, sin ningún costo. Pero, analizando esta frase, no es tan así como lo dice el dirigente, que prende de un hilo al frente de la Dimayor porque como era de esperarse, la plata de la TV internacional nunca llegó.

Los periodistas que cubren partidos de primera división en Colombia sí deben hacer una mínima inversión, en caso de que no la hayan hecho anteriormente, y es pagar mensualmente 30 mil pesos que es el costo de Win+ para poder ver los diez partidos de cada fecha, para que de esa forma puedan transmitir con tranquilidad los partidos ya sea en el medio de comunicación o en la comodidad de una casa.

Acá surge un interrogante adicional, ¿qué pasará con esos periodistas que cubren equipos de la segunda división del FPC?, teniendo en cuenta que la señal de Win Sports transmite dos, máximo tres partidos por fecha del Torneo y que, como es conocido, el fútbol colombiano retornará en sedes únicas (aún por definir) para evitar el viaje constante de los equipos.

Queda claro que los principales favorecidos con este protocolo son en primera instancia los dirigentes del fútbol colombiano y en segunda medida el canal que tiene todos los derechos deportivos para transmitirlo.

Las transmisiones para radio no se podrán hacer en las cabinas de los estadios donde se vaya a jugar fútbol colombiano. Foto: Zona Cero

En el terreno de los olvidados

Luego de hacer un panorama de la triste realidad que vive el periodismo independiente en estos tiempos de pandemia, voy a tocar dos ejemplos que ayudarán a entender el porque no sirve en Colombia ser periodista independiente y menos con los dirigentes que tiene el fútbol en la actualidad.

Por un lado, Jhon Bermúdez, periodista independiente y administrador de la página de Facebook “La Tribuna Deportes”, es uno de muchos periodistas independientes que viven de sus redes sociales y que pese a la reactivación económica que vive el país, él y muchos más tendrán que seguir esperando, pero no por culpa del covid-19, sino por la ineptitud de los dirigentes del fútbol colombiano.

Más jodidos que nunca, ese sería mi titular en esta pequeña opinión. La Dimayor en cabeza de su presidente Jorge Enrique Vélez desde hace rato nos tienen por fuera, no solo ahora con el protocolo de bioseguridad. Desde hace rato venimos de restricción en restricción, no hay posibilidad para el que ejerce la profesión de manera independiente. Nos tienen jodidos, estamos jodidos, no solo por el covid-19, sino por la gente que lidera el fútbol colombiano, porque es una grosería que no nos hayan incluido en el protocolo de seguridad para reactivarnos nosotros también a la parte laboral porque es nuestro trabajo, es lo que hacemos, lo que sabemos hacer“, enfatizó.

Otro caso es el de Hernan Guillermo Galindo Mantilla, veterano periodista de radio y televisión y que por muchos años ha transmitido partidos del FPC por estaciones radiales y últimamente en redes sociales.

Sobre el protocolo, él manifestó que “desafortunadamente es algo que se veía venir con la manera como se viene manejando el fútbol en el país, donde se quiere convertir en el negocio de unos pocos, pues esta es la oportunidad para dar un paso más y que se fortalezca la televisión, el negocio del canal privado, y en el caso de nosotros que a través de la radio contribuimos al crecimiento en el caso de acá del Huila, ayudamos a que creciera el equipo profesional y se convirtiera en protagonista. Ahora no solo nos discriminan, sino que atentan contra un derecho fundamental que como lo es el de trabajar”, afirmó.

Así como Jhon y Hernan, hay muchos periodistas no solo en Neiva, sino en todo el país que exigen que sean incluidos en el protocolo para que se les permita poder volver a laborar, porque tras de que las ayudas del Gobierno no llegan y nunca llegarán, el no recibir ingresos solamente genera una cosa: deudas, deudas y más deudas.

Quiero cerrar esta columna con un pequeño apartado de una nota escrita por Faiber Hoyos, presidente de Acord Colombia que dice, “No podemos olvidar las cabinas de radio repletas en los estadios avivando el fútbol. Tampoco aquellos animadores de tribuna que anunciaban sucesos y saludaban a las personalidades que llegaban a los estadios. Menos podemos olvidar a quienes desde los camerinos entrevistaban con sangre fría y caliente a jugadores, técnicos y directivos. Eso era pasión.” Desafortunadamente, el Gobierno Nacional y la Dimayor se encargaron de borrar, al menos por un tiempo, la pasión y la emoción de cubrir un partido de fútbol desde el estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *