Radamel Falcao García, el sueño del pibe que no lo podía entender

“El pibe que no lo puede creer, el pibe que no lo puede entender, el pibe que piensa que está soñando ¿Quién es el pibe? Es Radamel Falcao, es colombiano y dice que River lo da vuelta y ahora le gana a Independiente por 2 a 1 ” esas fueron las palabras de Sebastián ‘Pollo’ Vignolo cuando el pibe, que migró de Colombia a Núñez, marcaba su segundo gol como profesional ante, nada más nada menos, el Club Atlético Independiente de Avellaneda, en su debut como jugador profesional en el Torneo Apertura del año 2005. 

Esta nota es más que un artículo ordinario sobre un gran jugador, es una declaración de respeto hacia el jugador más grande que hemos podido tener en el país.

Para empezar quiero remontarme a la noche del 27 de septiembre de 2007, mi viejo llegaba del trabajo a las 6.30 pm (hora colombiana) y le dijo a mi hermano: “-¡ponga Fox¡ hoy juega River por Suramericana, me dijeron que hay un colombiano que dizque es calidoso”.  Mi hermano hizo caso y puso el canal Fox Sports. Al ver la formación inicial de River, mi papá elogio al ‘Burrito’ Ariel Ortega, el mágico 10 de River, que lideraba en la cancha a esta camada de jugadores jóvenes, bajo la batuta de Daniel Passarella, el DT del ‘Millonario’. Rodó la caprichosa en el Monumental como diría Quique Wolf y no necesitamos mucho tiempo para saber quién era ese colombiano del cual hablaba mi viejo, era buenísimo, jugaba con perfil diestro, era habilidoso con el balón y encarador, se estrellaba con los zagueros, era muy atrevido. La serie estaba pareja, se jugaba el minuto 91 y River ganaba 3 a 2 a Botafogo pero estaba quedando eliminado en la serie global, y ahí fue cuando el gran Ariel Ortega, haciendo gala de su fortaleza de ambidiestro, envió un centro al primer palo que el colombiano cabeceó para anotar su tripleta y darle el paso a River Plate a los Cuartos de Final de la Copa. Esa noche en Buenos Aires un tigre rugió tres veces e hizo que el Monumental de Núñez fuera una fiesta sin igual; aquella noche fue cuando lo vi por primera vez y desde ese instante me volví un fiel seguidor suyo.

River Plate recordó el primer gol de Falcao y el delantero respondió con  mensaje de apoyo por el partido en Copa Libertadores contra Independiente |  Copa Libertadores | Futbolred
Falcao celebrando su primer gol como profesional en River Plate vs Independiente de Avellaneda

Ahora les explico por qué me volví seguidor del 9 de River. Ese muchacho se hizo a un puesto merecido en la Selección Colombia de mayores; ese muchacho fue campeón con la ‘Tricolor’ del suramericano sub 20 que se realizó en el Eje Cafetero colombiano, siendo pieza fundamental de un equipazo que dirigió Eduardo Lara y que tenía valores importantes como Abel Aguilar, Cristian Zapata y Hugo Rodallega. Cómo no voy a ser seguidor de un pibe que anotó su primer gol con la Selección Colombia en una ronda mundialista el 11 de junio de 2009 contra Perú en Medellín, cuando era un hecho que el combinado nacional no iría a Sudáfrica 2010, cuando no jugábamos a nada, cuando éramos una selección que regalaba muchos puntos en las eliminatorias. ¿Cómo no voy a ser seguidor de un delantero joven que debutó contra el ‘Rey de Copas’ y le hizo un doblete con un tremendo gol de Vaselina, el mismo joven que jugaba contra Boca y le marcaba goles el Mar del Plata y en el Monumental?, ¿Cómo no voy a ser seguidor de un nueve que te gana una serie con triplete y gol al 92’? y algo todavía más sorprendente, ¿Cómo no voy a ser seguidor de un jugador que hace 45 goles y te hace conseguir un torneo local con el club más ganador de la argentina?

El mismo que fue transferido al Porto por una suma de 5.5 millones de euros, el tigre de Santa Marta que rugió con fuerza en Argentina, que llegó a Europa para demostrar su talento, su frialdad al definir y su personalidad intachable: ese perfil de hombre respetuoso, responsable y humilde, el perfil del colombiano del común. Al ‘Tigre’ Falcao no le pesó jugar en el estadio ‘Dragao‘, en su primera temporada en Portugal: anotó once goles en ese año, y si bien no obtuvo títulos sí hizo parte del armado de un equipo competitivo y que lo convirtió en un jugador más maduro. Con sus goles conquistó la Copa y la Supercopa de Portugal, esta última en el clásico contra el Benfica. Estos logros tan solo en su segunda temporada. Luego vino el tercero, que fue el de mayor gloria: junto a los colombianos James Rodríguez y Freddy Guarín, no solo conquistarían Portugal, sino que también Europa con una especialidad de la casa, una genialidad a las que nos acostumbró en River. Con un gol de cabeza al palo derecho del arquero, Falcao le daría el título de campeón de la UEFA Europa League del 2011 al Porto. Ese gol fue su decimoséptima anotación (17) en la competición-en torneos UEFA es el récord vigente-. ¿Qué pensaría el ‘Pollo’ Vignolo al revisar los diarios y ver a Falcao campeón de Europa?, ‘El pibe que no lo podía entender’ hizo estallar de júbilo a un club tan grande como el Porto. Recuerdo que cuando Falcao levantó el trofeo de campeón de Europa, izó la bandera colombiana en su espalda y le demostró al mundo que esta nueva camada de jugadores colombianos daría de qué hablar en los años venideros.

¿Cómo no voy a seguir al mejor nueve del mundo? Hago un viaje en el pasado, aún recuerdo la gala de la FIFA en la que por primera vez un jugador colombiano hizo parte del once ideal el mundo. El que de niño jugaba en las canchas de arena y de pasto ordinario con la Selección Bogotá era el delantero de área del mejor equipo del planeta; lo acompañaban en el tridente de ataque el astro argentino Lionel Messi y el crack portugués Cristiano Ronaldo. Falcao se dio el lujo de hacer parte del onceno que para mi, ha sido el mejor de la década pasada. Eso lo logró debido a que ganó la UEL, por segunda vez, con  el Atlético de Madrid frente al Atletic Club Bilbao. Madrileños y vascos se enfrentaron, y el equipo de Simeone con una actuación sin igual del colombiano ganó la copa. Aún recuerdo el segundo gol, esa bicicleta, el control dirigido hacia el perfil izquierdo y ese zurdazo al palo derecho del arquero Iraizoz, con una curva sin igual para gritar campeón de Europa, una vez más. Como si fuera poco el tigre  siguió cazando. Su siguiente presa sería el Chelsea que venía de ganar la UEFA Champions League. Esa vez Falcao no hizo 2 goles, sino que hizo tres, ¿Cómo lo ven al pibe. ah? Hay que tener mucha garra y frialdad para marcar 3 goles en una final de Supercopa de Europa. Con esos aportes, con sus goles magistrales y con los títulos que de allí derivaron, Falcao se ganaría el honor de ser el mejor nueve del mundo.

Ahora les pregunto ¿Se les ha rasgado la garganta alguna vez gritando un gol? ¿Se han quedado sin voz? ¿Han soñado por años ver que alguien haga un gol, uno no más?  Les pregunto esto porque cuando Radamel Falcao García anotó por primera vez en una Copa del Mundo yo me quedé sin voz, ese día sentí que las cuerdas vocales se me rompieron del grito y de la alegría tras ese golazo ante Polonia. Esa caricia sutil con el revés del píe derecho tras recibir una genialidad de pase de Juanfer Quintero, aquella asistencia milimétrica que dejó al Tigre frente al arco de Szczesny. Recuerdo que cuando Falcao hace el control dirigido se me paró el corazón, en mi casa la costumbre es ver el partido en familia y en ese momento la sincronización fue total: hubo un silencio atroz esperando el desenlace de la jugada, y cuando el balón pasó por debajo del arquero el estallido fue total ¡GOOOOOOOOOOOL ! y lo que sigue.

Gol de Falcao en el Mundial de Rusia 2018 ante Polonia.

El gol del tigre es el gol de todos los amantes del futbol que siempre le fuimos fiel aun en la adversidad.  Aunque reconozco que llegué a pensar no se iba lograr hacer realidad. Aun no entiendo por qué los dioses del fútbol fueron egoístas con el ‘Tigre’ al impedirle ir al Mundial de Brasil 2014, después de ser uno de los mejores jugadores de las eliminatorias suramericanas, después de ser el mejor 9 del mundo, en su mejor momento futbolístico. Aún no comprendo que pudo haber hecho mal Falcao para hacerlos enojar tanto; lo que sí sé es que el dios de los cielos, ese al que Falcao le profesa tanta devoción, le dio una chance, una segunda oportunidad que no desaprovechó.

El ‘Tigre’ nacido en Santa Marta, criado en los potreros de Bogotá, formado en las orillas del Río de La Plata y fortalecido en el césped de Europa, había logrado su cometido, un golazo que jamás olvidaremos. Esa épica celebración con lágrimas de felicidad que salían de Falcao era un premio a la persistencia, a la humildad, a esa persona intachable, a ese padre ejemplar, a esa persona que cuando fue dada por muerta en el ámbito futbolístico, se supo levantar y logró ganar una Liga de Francia siendo capitán y goleador con el A.S. Mónaco, a ese que aunque la pseudo prensa deportiva colombiana vapuleó y el que solo respondió con futbol y buenos goles. A ese señor fútbol la vida le había dado el honor de convertir un gol en una Copa del Mundo. Las lagrimas de Falcao también las derramé yo. En lo personal, con ese gol fue mas que suficiente, las expectativas del mundial ya habían acabado. El liderazgo del capitán, sus buenos movimientos y su jerarquía fueron claves para que Colombia llegara a octavos de final del Mundial, quedando eliminada frente a Inglaterra en penaltis (3-4) tras haber empatado (1-1) en un partido complicado. Allí acabó el sueño mundialista, pero la deuda que tenía el fútbol con Falcao y con sus seguidores quedó saldada.

Radamel Falcao García | Biografía y Wiki | VAVEL Colombia
La celebración de Falcao tras anotar gol frente a Polonia en una Copa del Mundo.

Para terminar, debo mencionar que este articulo lo empecé a escribir la noche en que el ‘Tigre’ Radamel Falcao volvió a rugir. Esta vez en la leve altura de Santiago de Chile, por la segunda fecha de Eliminatorias al Mundial de Qatar 2022. Ustedes se preguntarán ¿por qué hasta ahora? La respuesta es porque él ha impuesto un nuevo récord. Sí, así como se dio el lujo de superar al histórico guajiro Arnoldo Iguarán, que tenía una marca de 25 goles con la camiseta de la Selección Colombia y era su máximo goleador, ahora impuso la marca de ser el único jugador colombiano en anotar en cuatro eliminatorias mundialistas.

Su gol ante Chile fue el número 35 con la selección Colombia de mayores. En la celebración de aquel gol el Tigre dejó salir su lado más noble, otra vez con lágrimas en los ojos y con el abrazo de sus compañeros nos regaló una postal que se seguirá repitiendo. Este señor del fútbol, este caballero dentro y fuera de las canchas, días atrás anunció en la rueda de prensa previo al partido contra la selección de Venezuela que su retiro de la selección estaba cerca, que su papel en el combinado nacional era aportarle jerarquía y consejos a esta nueva generación de jugadores, pero después de esta fecha de Eliminatoria nos hemos dado cuenta de que goleador como él no habrá nunca más, que en partidos importantes tienen que jugar los capos, los líderes y los de experiencia.

‘Tigre’ Falcao, como te escribió James Rodríguez en sus redes al finalizar el juego en Chile, no te retires nunca.

Daniel Pedrozo Álvarez

Estudiante de Ciencia Política, Administrador en Legislación Deportiva; fiel testigo de la relación fútbol y poder popular,testigo y profeta de la magia de los antiguos 10, Maradoniano,  zurdo y en contra del fútbol moderno.

View all posts by Daniel Pedrozo Álvarez →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *