Cuatro derrotas al hilo dejan eliminado de la Copa al DIM

Una nueva visita de Boca Juniors a tierras colombianas, la número 89 de un equipo argentino al país por Copa Libertadores, marcó la eliminación estridente del Deportivo Independiente Medellín en la edición 2020 del torneo. El visitante ganó 1-0 con gol de Salvio y está a puertas de la clasificación, mientras que el local fue una repetición del flojo nivel que mostró en esta competición.

Cuatro derrotas consecutivas, tres de ellas en condición de local, marcan el bajo rendimiento de un equipo, como el DIM, que ha expuesto su fragilidad en cada partido que afrontó en el torneo. Dos de ellas, después del parón producido por la pandemia del coronavirus.

En esta ocasión, ante el actual campeón del torneo argentino, el equipo de Bobadilla desnudó sus falencias y la falta de conceptos de juego. Aunque la derrota fue por la mínima, gracias al buen nivel del arquero Andrés Mosquera, la diferencia entre un equipo y otro fue abismal.

Los malos marcajes en la pelota quieta, la falta de variantes en el ataque, la poca creación de juego en el medio campo y los problemas de generación de juego en salida revelaron la esencia de este Independiente Medellín lánguido y opaco. Un equipo muy predecible que, aunque en los primeros minutos del partido se posicionó en campo rival, le facilitó las cosas a las virtudes del rival conforme fue avanzando el reloj.

Carlos Tévez y Eduardo Salvio pudieron desenvolver de nuevo su sociedad, y este último, socio del espacio vacío, aprovechó la libertad que le dio la defensa del DIM para usar la banda con su cambio de ritmo y llegar en reiteradas ocasiones al área sin oposición. A pesar de que Boca no fue el equipo de armas ofensivas que acostumbra, la sensación de superioridad colectiva sobre el DIM siempre estuvo a la vista.

Así fue como llegó el gol sobre el minuto 87, en el ocaso del partido. Luego de un error en el pase del lateral derecho Didier Moreno para su arquero, Nicolás Capaldo aprovechó y remató, Mosquera atajó el tiro pero Salvio estaba bien ubicado y finalizó la jugada. El delantero xeneize también le había marcado al DIM en el partido de la primera rueda jugado en el estadio Alberto J. Armando, la Bombonera, que Boca ganó por 3-0.

Esta nueva derrota para ‘El Poderoso’ es la quinta consecutiva en el torneo. Con este resultado, el rojo paisa igualó, según datos de Opta, su peor racha en la historia de la Libertadores: en 1967 perdió los primeros cinco partidos que disputó en la competencia.

Además, con la victoria, Boca cortó una racha de dieciséis años y cinco partidos sin ganar en tierra colombiana. La última vez fue por 1-0 ante el Deportivo Cali, en el año 2004 con gol de Fabián Vargas.

Sin proyecto

De manera previa al inicio de esta Copa, Medellín perdió a su goleador Germán Cano, al volante Didier Moreno, al lateral Elvis Perlaza, al extremo Deinner Quiñones, base del equipo campeón de la Copa Colombia 2019.

Los reemplazos para esos puestos fueron Juan Fernando Caicedo, Maicol Balanta, Bayron Garcés, Federico Laurito, Francisco Flores, Bayron Garcés, Yulián Gómez y Javier Reina. Del equipo campeón únicamente quedaron Andrés Ricaurte, Jesús Murillo y Adrián Arregui.

Antes del parón que generó la pandemia del coronavirus, Medellín había jugado ocho partidos por Liga, cuatro de fase previa de Libertadores y dos de Fase de Grupos: en total 14 encuentros. En Liga ganó tres, empató 2 y perdió 3. En la fase previa de Libertadores, ganó los dos encuentros de ida y en condición de local (ante Deportivo Táchira y Atlético Tucumán) y perdió los de vuelta jugando de visitante. En el inicio del grupo H, perdió ante Libertad por 2-1 en el Atanasio Girardot, luego fue a Buenos Aires y salió goleado 3-0 por Boca en la Bombonera.

Si bien la base del año anterior se había desarmado, había expectativa por lo que lograra generar en ataque la dupla creativa Javier Reina y Andrés Ricaurte. Esa sociedad tuvo conexión e incidencia en el juego, y fue importante, por ejemplo, en la clasificación del DIM a Fase de Grupos de la Copa Libertadores: allí Reina marcó dos goles y generó una asistencia en la serie ante Táchira, y Ricaurte marcó un tanto ante Tucumán.

Pero los problemas del equipo en defensa aparecían con frecuencia. En los dos primeros partidos del grupo en la Copa, Medellín falló mucho en su parte posterior. El 1-2 en contra frente a Libertad y el 3-0 ante adverso ante Boca desnudaron la falta de conceptos defensivos del DIM. En los cuatro partidos que ha afrontado en el torneo, Medellín ha recibido nueve goles y solo ha marcado tres.

Luego del parón, dos figuras del equipo se fueron: Adrián Arregui y Andrés Ricaurte. El equipo de Bobadilla quedó desbalanceado y sin la jerarquía necesaria para afrontar una competencia de ese nivel ante rivales fuertes en el fútbol de Sudamérica. Llegaron el delantero argentino Israel Escalante y el volante paraguayo Walter Rodríguez. También se apostó por los juveniles Juan Manuel Cuesta y Edwin Mosquera.

Con una efectividad del 32% en el año 2020, la eliminación del Medellín en la Copa es el resultado de sus decisiones deportivas y dirigenciales. ‘El Poderoso’ rearmó su plantilla pero no reemplazó con refuerzos de categoría a los que se fueron. Además, pone al descubierto una vez más que para competir en el nivel continental es necesario tener una idea de juego clara, y un plantel que la pueda interpretar, con la cual hacerle frente a los rivales de peso que puedan aparecer en el camino.

Ahora el equipo paisa tiene por delante la Liga, con la difícil tarea de recomponer su andar y clasificar a la fase final de playoffs. Actualmente se encuentra en la posición #13, con 11 puntos, a cuatro del octavo, con 11 partidos por disputar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *