El legendario paso de Asprilla por Newcastle

Foto: These Football Times

Fuente Foto Principal: These Football Days

¿Cuánto tiempo se demora en nacer una leyenda? El fútbol todavía no ha podido establecer unidad de medida al respecto. En 1996, a Faustino Asprilla le bastaron solamente dos años para quedar registrado a perpetuidad en la historia del Newcastle. Primer colombiano en jugar la Premier League, el Tino se convirtió en una figura referencial para el club de St James’ Park por sus goles, su forma de ser y su relación con el entorno del fútbol.

Asprilla llegó las ‘Urracas’ para jugar la segunda mitad de la temporada 1995-1996. Venía de un ciclo extremadamente dulce en Parma, su primera estación en el fútbol europeo. “La estrella de Colombia, un jugador sin límites de velocidad, el primer producto de una nueva mina para el fútbol italiano” así lo había definido La Gazzetta dello Sport en su página dedicada a las revelaciones extranjeras de la Serie A.

Cuatro temporadas en Parma le habían valido una de las tres postulaciones al Balón de Oro de su carrera: en 1993, cuando la distinción tenía el nombre de Jugador Mundial de la FIFA. Una Copa de la UEFA (1995), una Recopa Europea (1993) y una Supercopa Europea (1993) cargaba sobre su espalda. Como futbolista excepcional, también lo respaldaban los récords: el gol en 1993 al Milán que le cortó un invicto de 58 partidos a los ‘Rossoneri’. El Tino venía de brillar en una liga que en ese momento acaso podría ser considerado como la más competitiva, por el nivel colectivo y la cantidad de estrellas que la adornaban.

En su paso por el fútbol italiano también lo acompañaban sus primeros escándalos públicos, como el rumor de su relación con la actriz de cine para adultos Petra Scharbach, y los efectos que eso tuvo en la merma de su rendimiento deportivo. La misma Scharbach reveló en una entrevista con el diario La Stampa, que Asprilla se había convertido en una pesadilla, y contó que lo había rechazado en reiteradas ocasiones.

“Faustino descubrió mi número de teléfono y desde entonces no me deja en paz, diciéndome que quiere verme a toda costa. Imagínese que me buscó tambien vísperas del partido contra el Milán. Quería escapar de la concentración y venir a mi casa. Decía que también quería verme después en el estadio. Le prohibí venir a mi casa y de ninguna manera habría aceptado la invitación para ir al estadio, pues sé muy bien lo que se dice en la ciudad: que es culpa mía si Tino no hace más goles” reveló la alemana. Sin embargo, el director deportivo del Parma, Giambattista Pastorello, indicó que el jugador está teniendo un comportamiento irreprochable. “Es un asunto muerto y sepultado. Asprilla exhibe una conducta cristalina”.

Mientras todo eso sucedía, Asprilla era el mejor latinoamericano de la Serie A y el delantero con mejor calificación del campeonato. Las licencias del mundo fútbol.

La Premier era ideal para su fútbol. Para su estado atlético y para la inteligencia con la que solía moverse en el frente de ataque. El reto estaba en acostumbrarse al frío y la lluvia incesante de Inglaterra, pero algo de eso ya había vivido con el invierno y la niebla parmesanos. El delantero nacido en Tuluá llegó a Newcastle en la misma temporada que los atacantes David Ginola (francés), Peter Breadsley (inglés) y Les Ferdinand (Galés). El fichaje de Asprilla se registró en el mercado de invierno. Los cuatro refuerzos completaron el frente de ataque en el que ya estaba el mítico Alan Shearer, máximo goleador en la historia de la Premier. Pólvora pura.

En el torneo anterior a llegada de Asprilla, el equipo inglés había ocupado la sexta posición con 72 puntos, por detrás del campeón Blackburn Rovers, el subcampeón Manchester United, Nottingham Forest, Liverpool y Leeds United. Era su tercera temporada en la primera división del fútbol inglés bajo el formato de Premier League tras el descenso sufrido en 1992.

El periodista Lee Ryder, de The Guardian, le explicó al Diario AS lo que generó la llegada del colombiano a Newcastle y al fútbol inglés. “El impacto al ver a ‘Tino’ fue tremendo. Era un jugador muy exótico para nosotros. Era muy raro para uno ver a un jugador así en la Premier. Fue un shock. Verlo ese día en el parqueadero del club fue una especie fútbol fantasía. Una estrella del Parma listo para vestir los colores negro y blanco”.

Asprilla tuvo su debut el 10 de febrero de 1996. En el minuto 67 del partido jugado ante Middlesbrough, el colombiano hizo su primera aparición oficial vestido de blanco y negro en reemplazo del irlandés Keith Gellipse. Cuando Kevin Keegan, técnico de Newcastle, lo envió al terreno de juego, su equipo perdía por 1-0. En 23 minutos de juego, Tino generó su primera asistencia por medio de un centro que Steve Watson convirtió en gol. El partido terminó 2-1 a favor de las ‘Urracas’. El mejor inicio posible para Faustino Hernán, que ya auguraba lo que sería el resto de la temporada.

En esa temporada, Newcastle alcanzó a estar primero en la clasificación general a 12 puntos de ventaja del segundo. Pero el título se esfumó como fuego de cerilla. Acaso por su forma de ser y por lo que dejaba ver el jugador hacia el entorno externo, la prensa apuntó sobre el Tino como uno de las responsables de la pérdida del título. Ryder señaló que las cosas no fueron así. “Newcastle perdió el título porque era un equipo sin experiencia y pocos jugadores habían estado en esa posición antes”.

Además, el periodista británico reveló que, todo lo contrario, la influencia de Faustino fue positiva para todo el entorno. “Si algo hizo ‘Tino’ fue mantener vivo el sueño del título. Es muy fácil señalarlo como responsable, pero la mayoría de los fanáticos no lo culpan”.

Al final, el Manchester United de Alex Ferguson terminó consagrándose como campeón esa temporada, su cuarta Premier en cinco años, por una diferencia de cuatro puntos sobre las ‘Urracas’.  La segunda temporada de Asprilla en Newcastle fue muy parecida a la primera. El equipo volvió a salir subcampeón, nuevamente por detrás del Manchester United, que ya empezaba a cimentar la leyenda posterior de Ferguson. En esa oportunidad la ventaja en puntos fue de siete unidades. La ofensiva del Newcastle, con Asprilla incluido, llegó a la cifra de 73 goles en total ese torneo, a razón de casi dos tantos por partido, mientras que el equipo recibió solo 30 goles, casi la mitad, 0,7 por encuentro.

El pico de la ola

El subtítulo le valió al equipo un cupo a la segunda fase previa de la Liga de Campeones. En esa instancia se enfrentó con Dinamo de Zagreb, equipo en el que militaba el legendario Marc Viduka. La serie inició en Saint James Park, donde Newcastle ganó por 2-1 y Asprilla jugó los 90 minutos. En la vuelta, jugada en el Stadion Maksimir, Tino abrió el marcador al minuto 44. El encuentro finalizó 2-1 a favor del local en el tiempo regular. En la prórroga el georgiano-chipriota Temuri Kemari puso el gol que clasificó al equipo blanco y negro a la fase de grupos.

Luego vino la estocada final del Tino. En esa fase el sorteo ubicó al Newcastle en el grupo C junto Dinamo de Kiev, PSV Eindhoven y Barcelona. A pesar de que el equipo inglés no avanzó a la siguiente fase, el partido inicial de esta instancia fue uno de los momentos más significativos en la carrera profesional de Asprilla. Fue el 17 de septiembre de 1997 en el St James’ Park. Newcastle recibió al Barcelona, que tenía en su plantel a figuras de la talla de Figo, Luis Enrique, Michael Reiziger, Sonny Anderson y Rivaldo.

El Tino marcó tres goles en menos de 50 minutos de partido. Al 22’, al 31’ y al 48’, por obra y gracia del colombiano, Newcastle goleaba al segundo equipo más importante de España. Así explicó el mismo jugador, en entrevista con el Daily Mail, lo que significó esa noche estelar no solo en su carrera, sino en toda su vida: “desde ese día nunca tuve que pagar una copa. Allá donde voy la gente quiere hablar de aquella noche contra el Barça”.

Shay Given, arquero del Newcastle en esa temporada, recordó el momento estelar hace poco en una invitación a un programa de Sky Sports. “’Tino’ Asprilla consiguió el hat-trick y el techo de St James’ Park se venía abajo, era un ambiente tan especial. Había 37.000 hinchas pero sentí que eran 137.000. Fue muy fuerte para nosotros” explicó el exfutbolista.

El cierre

Tino fue el primer colombiano en marcar un hat-trick en un torneo europeo y específicamente en una Liga de Campeones. Ese partido, que terminó ganando por 3-2, lo valió todo. Justificó una temporada entera en la que las ‘Urracas’ no pelearon por ningún título y en la que el técnico Kevin Keegan fue despedido. Una de las noches más gloriosas en la historia de torneos europeos del equipo.

Lo que vino después fue la resaca de un júbilo instantáneo. Newcastle quedó en el puesto 13 de la Premier League, fue tercero con siete puntos en la Champions y se terminó de desarmar un proyecto deportivo que había incluido a Asprilla. Una lesión en la rodilla terminó por apurar su salida del club.

Quedaron los registros en 96 partidos, el Tino marcó 26 goles; y se convirtió en el primer colombiano en marcarle al Barcelona. También son historia las fiestas que organizaba: “Había muchas mujeres hermosas en Newcastle. A menudo montaba fiestas en mi casa y decía a las chicas que (David) Ginola iba a venir. Después me preguntaban: ‘¿Dónde está Ginola?” tal y como le contó al Mail.

Quedan las historias de su forma de ser: “El timbre de mi puerta sonó un domingo como a las 6:30 de la mañana, y ahí mismo me pregunto, ‘¿qué demonios es eso? Miré afuera y vi al Tino sentado, gritando: ¡Shearer! ¡Shearer’. No me preguntes qué estaba haciendo, no me preguntes dónde había estado’, pero creo que sin gritar, fácilmente podría haber entrado a mi casa. Era un tipo loco, pero encantador” reveló el exdelantero Shearer a Sky Sports. También quedaron anécdotas de vestuario: “Escuché que alguna vez Tino agarró la chaqueta de Kevin Keegan, se la puso y comenzó a dar una especie de charla técnica. Lo que no sabía era que Keegan estaba detrás de él viendo toda su imitación, algo que no le causo absolutamente nada de gracia” desveló Lee Ryder.

Faustino Asprilla junto a David Ginola en un entrenamiento de Newcastle. Foto: Twitter @fpc_retro

Queda la huella en una hinchada que no olvida a quien los hizo soñar y el impacto sobre una cultura fubolística singular en el mundo. En el partido ante el Barcelona, mi padre estaba allí y los aficionados le decían: “Gracias, gracias. Nos has traído un regalo de Dios a Newcastle”. Queda, para los puristas y para los condescendientes, una de las historias cargadas de mayor misticismo de uno de los deportistas más importantes en la historia de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *