Europa reacciona ante la dimisión de los equipos a la Superliga

Foto: Daily Sabah

Por medio de un comunicado de prensa, Aleksander Ceferín, presidente de la UEFA, expresó su agrado por la renuncia de los equipos ingleses a la Superliga de Europa en la jornada del pasado martes 20 de abril.

Fue admirable admitir un error y estos clubs cometieron un gran error, pero ahora están de vuelta a casa y sé que tienen mucho que ofrecer, no solo en nuestras competiciones, sino también en el fútbol europeo en su conjunto” dijo Ceferín en el documento refiriéndose a la decisión tomada por el club del Big Six (Manchester United, Manchester City, Arsenal, Chelsea, Tottenham y Liverpool).

El jerarca del fútbol europeo, quien había instado a los clubes a rectificar su decisión de sostenerse en este nuevo torneo separatista el lunes, señaló que el enfoque de ahora en más debe ser mirar en perspectiva. “Lo importante ahora es avanzar, reconstruir la unidad de la que disfrutaba este deporte antes y avanzar juntos “.

Este martes la turbulencia del fútbol europeo había tomado un aspecto aún más caótico. A la renuncia del Manchester City de la Superliga le siguieron en hilera las del Arsenal, Manchester United, Liverpool, Tottenham, y por último, la del Chelsea. Adicionalmente, el Atlético de Madrid, el Internacional de Milan y el AC Milan hicieron lo propio en las horas previas de este miércoles.

En su comunicado, el equipo dirigido por Diego Pablo Simeone explicó las razones de su decisión: “para el club es esencial la concordia entre todos los colectivos que integran la familia rojiblanca, especialmente nuestros aficionados”. En ese sentido, el club agregó que “la plantilla del primer equipo y su entrenador han mostrado su satisfacción por la decisión del club, al entender que los méritos deportivos deben primar por encima de cualquier otro criterio“.

Por su parte, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien advirtió sanciones para los equipos si continuaban en el proyecto, calificó la decisión como un acto “correcto  para los aficionados del fútbol, los clubes y las comunidades en todo el país”, a través de su cuenta oficial de Twitter. El mandatario agregó que será importante “seguir protegiendo a nuestro querido deporte nacional”.

En Inglaterra, donde el capital social del fútbol es invaluable como en casi ninguna otra parte del mundo, los clubes ofrecieron mensajes de arrepentimiento por haber sido parte de la ideación del torneo. En su comunicado, el Arsenal señaló que “cometimos un error y nos disculpamos por ello”.

John Henry, magnate estadounidense y propietario del Liverpool, apareció públicamente en un video en el que se disculpó con la hinchada por lo sucedido en los días previos: “En estas 48 horas, han sido muy claros de que (el proyecto) no se mantendría. Los hemos escuchado. Yo los he escuchado. Es un error que no volveremos a cometer”.

El empresario aprovechó para desmarcar de cualquier culpa a Jurgen Klopp y a la plantilla del equipo principal. “No tienen absolutamente ninguna responsabilidad por esta situación. Fueron los más perturbados e injustamente. Esto es lo que más duele.”

La Superliga responde

Tras conocerse el anuncio de la renuncia en bloque de los clubes ingleses, la Superliga de Europa anunció que reconsiderará el proyecto, buscando siempre ofrecerle a “los aficionados la mejor experiencia posible”, y considerando “mejorar los pagos solidarios para toda la comunidad futbolística”.

Andrea Angelli, presidente de la Juventus y vicepresidente del torneo, señaló que, a pesar de las renuncias, “hay un pacto de sangre entre nuestros clubes y seguimos adelante. Tiene un cien por cien de probabilidad de éxito”, en diálogo con el diario La Reppublica de Italia.

El mandamás del equipo turinés afirmó que mantienen “abierto el diálogo con las instituciones”, y justificó la validez legal del torneo: “estamos ejerciendo una libertad prevista en el Tratado de la Unión Europea“. Además, especificó que la Superliga aborda el mayor problema de la industria del fútbol, “que es la falta de estabilidad” y le envió un ultimátum a la UEFA y la FIFA: “obtienen grandes ingresos con nuestros jugadores, pero no nos han ayudado en plena crisis. Tienen que elegir: o son reguladores o promotores comerciales“.

Luis Carlos Proaños

Periodista por vocación. Hincha de las causas perdidas y del fútbol de antes. Como Fernando Palomo, creo que coincidir con tu subjetividad no me hace objetivo y que pensar distinto no nos convierte en enemigos. Editor general de Contragolpe.

View all posts by Luis Carlos Proaños →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *