Un acto racista empañó el regreso de los hinchas en el fútbol inglés

Foto: ESPN

La vuelta a los estadios de los hinchas en Inglaterra había generado mucha expectativa la semana pasada. Sin embargo, un incidente racista que tuvo lugar en un partido de la segunda división del fútbol inglés generó controversia y rechazo.

En el encuentro que disputaron el Milwall y el Derby County, un sector de los 2000 hinchas autorizados para ingresar al The Den Stadium abucheó y silvó a los futbolistas cuando se arrodillaron en su habitual gesto contra el racismo, la discriminación y la violencia policial.

No es la primera vez que los aficionados del club londinense llevan a cabo este tipo de acciones. El prontuario es extenso: según reseña Sean Ingle en The Guardian, el estadio del Milwall ha sido cerrado en varias ocasiones por hechos violentos; por ejemplo, dos meses después de su inauguración en 2020, los fanáticos lanzaron misiles al portero de Newport, John Cooper, y luego, en buena medida, lo golpearon cuando se subió a la multitud. El Den se cerró de nuevo en 1934, 1947, 1950, 1978 y 1994.

En 70’s y 80’s, los hinchas del Milwall protagonizaron una serie continua de hechos de violencia que marcaron esa época, como el motín de Luton en 1985 ocurrido en el partido entre Luton y Milwall. Ese día los fanáticos del Milwall invadieron el campo de juego, destrozaron la silletería e intentaron agredir a jugadores y cuerpo técnico. Los hechos se trasladaron a las calles en una batalla con la policía. El resultado fue la expulsión del Luton Town de la Copa de la Liga y la suspensión de sus hinchas por cuatro años. Fue calificado como uno de los peores incidentes de vandalismo ocurridos en esa década.

“Lo que han hecho es abuchear y condenar un gesto pacífico que se implementó para resaltar, combatir y detener cualquier comportamiento discriminatorio y racismo. Eso es todo, eso es todo ese gesto. Pero en la sociedad hay un problema, y ​​ese problema es el racismo” dijo el defensa del Millwall, Malhon Romeo, un jugador afrodescendiente que nació en Londres pero representa a Antigua y Barbuda.

Colin Kazim-Richards, delantero del Derby, señaló a través de su cuenta de Twitter que interrumpir el acto con los abucheos fue “una absoluta vergüenza”. El propio Richards se levantó con el puño de su mano derecha apretado cuando empezaron los abucheos. “Me paro y estoy orgulloso” dijo después.

Reacciones

Para Sean Ingle no se trata de un hecho exclusivo del club londinense ni del fútbol, sino un problema social estructural que excede al deporte. “Es difícil de discutir, aunque algunos sin duda lo harán. Pero, en verdad, este es un lodo tóxico que va más allá de Millwall y más allá del fútbol. Y aunque las cosas no están tan mal como en los años 70 y 80, es preocupante verlo envenenando nuestro juego nacional nuevamente” señala el periodista británico.

En octubre de 2020, en su revista mensual el Derby County publicó un artículo explicando por qué el equipo continuaba arrodillándose antes del inicio de cada partido. “Es un tema muy importante, tiene todo que ver con el fútbol, ​​el juego que refleja la sociedad, porque LAS VIDAS NEGRAS IMPORTAN. Este no es un artículo de opinión, estos son hechos desgarradores, increíbles para algunos pero realidad para otros, absolutamente decepcionantes” se explica en la introducción.

En el texto, publicado de nuevo en la web del club a propósito de lo ocurrido este fin de semana, piden que así como los hinchas gritan los goles del equipo hechos por jugadores que ponen el pecho al escudo acompañen esta iniciativa. “Arrodíllense con nosotros, Derby County, todos los días en solidaridad mientras continuamos luchando por nuestros jugadores negros, entrenadores negros, oponentes negros, empleados negros, fanáticos negros y todas las personas negras en este mundo porque todos los días el color de su piel significa no hay igualdad de condiciones” enfatiza el artículo.

Wayne Rooney, entrenador y jugador del Derby, dijo que le había sorprendido el hecho. “Es una pena, de hecho ha habido un gran progreso en esta campaña. Escuchar eso es muy decepcionante y molesto para muchas personas” remarcó el ex internacional inglés de 35 años.

Black Lives Matter

Desde julio de 2020, los jugadores del fútbol inglés decidieron arrodillarse antes del pitazo inicial de los partidos, sumándose así al movimiento Black Lives Matter. El objetivo de esta iniciativa es expresar el apoyo a la lucha contra el racismo y la discriminación estructural. El detonante fue la muerte de George Floyd en mayo, luego de que un policía le presionara la rodilla contra su cuello durante varios minutos en Minneapolis, Minessota.

Harry Kane, capitán de la Selección de Inglaterra. Foto: BBC

Desde entonces, las diferentes ligas profesionales en Inglaterra se han arrodillado. La justificación del acto parecía haber generado consenso, hasta este fin de semana.

Incluso el Ministro de Medio Ambiente, George Eustice, que no condenó ni rechazó lo ocurrido en el estadio del Milwall, fue acusado de dar refugio y lugar a los racistas con sus comentarios. Eustice dijo que el “Black Lives Matter es un movimiento político diferente a lo que la mayoría de nosotros creemos, que es defender la igualdad racial” y que “si la gente quiere expresarse de cierta manera, debemos respetar eso”, en referencia a los abucheos.

De acuerdo con el análisis de la revista alemana Der Spiegel, “Eustice sigue así una línea argumental conocida en los Estados Unidos, que utiliza principalmente los derechos. Ella reacciona a “Black Lives Matter” con “All Lives Matter”. Una frase que es realmente correcta, pero si se hace en respuesta a “BLM”, socava la preocupación real: el movimiento “BLM” no se trata de restringir los derechos de los blancos, sino de lograr la igualdad para los negros”.

Entre tanto, el Milwall señaló, a través de un comunicado, que se encontraba “consternado y entristecido” por lo que sucedió el fin de semana. “El club ha trabajado incansablemente en los últimos meses para prepararse para el regreso de la afición y lo que debería haber sido una ocasión positiva y emocionante se eclipsó por completo, para gran decepción y disgusto de quienes han contribuido a esos esfuerzos” se afirma en el documento.

“Hay mucho trabajo por hacer y en Millwall todos están comprometidos a hacer todo lo posible, tanto individual como colectivamente, para ser una fuerza para el bien y garantizar que el club se mantenga a la vanguardia de los esfuerzos contra la discriminación del fútbol” finaliza el comunicado.

Otros gestos acompañaron la jornada de fin de semana en el fútbol inglés. En otro lugar de Londres, el estadio Stanford Bridge, con 2000 aficionados presentes, acompañó con aplausos el gesto antirracismo que llevaron a cabo los jugadores del Chelsea y el Leeds United, previo al encuentro. El fútbol, un gran espejo de la sociedad.

Fuente Foto Principal: ESPN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *